LA HISTORIA DEL FOTÓGRAFO QUE LLEVA 4 AÑOS ACUMULANDO SU BASURA PARA CONCIENCIARNOS

Cada ciudadano occidental produce al año cerca de 300 millones de toneladas de plástico y, desde 1950, hemos producido alrededor de seis mil millones de toneladas métricas de materia plástica. ¿Cómo hacer visible un problema tan grave? Esta fue la pregunta de la que parte un proyecto que nos ayuda a tomar conciencia.

Esta atrevida propuesta de activismo medioambiental ha llevado a Antoine Repessé, fotógrafo francés, a guardar y fotografiar toda la basura que genera. ¡Y lo lleva haciendo durante cuatro años!

Su misión: concienciar a la sociedad del consumo mirando la gran cantidad de basura que acumulamos.

Antoine decidió dejar de tirar su basura (no orgánica) en el año 2011. En su aventura durante los cuatro años posteriores, consiguió llenar más de 70 metros cúbicos de basura dentro de su casa. Trataba de documentar el proyecto llamado #365Unpacked. Con él, consiguió reunir, entre otros, 4.800 rollos de papel higiénico, 800 kg de periódicos y 1.600 botellas de leche.

Las imágenes realizadas son realmente impactantes. Las agrupa según el consumo de los residuos y nos muestra la triste realidad que muchos siguen ignorando en relación a la fabricación de envases no desechables. Una perfecta unión entre la belleza melancólica y la autodestrucción de una sociedad del consumo que está destrozando sus recursos naturales y transformándolos en residuos. En definitiva: transformando la vida del planeta en basura contaminante.

A veces, una imagen vale más que mil palabras y, por eso, porque las explicaciones, informes y los datos parecen que no son suficiente, Antoine busca con sus fotografías dar un paso más hacia la sensibilización.

A pesar de que vivir con menos plásticos es posible, se necesita de un compromiso global que también incluya a empresas y organismos públicos. Uno de los grandes obstáculos hacia el cambio en materia de medioambiente es la gestión de los residuos, la cual también está muy vinculada al calentamiento global. El problema de estos es que son invisibles, desaparecen cada día de nuestra vista casi “por arte de magia”. Día a día, nos dedicamos a acumularlos y a tirarlos en pequeñas proporciones. De ahí la importancia de ver todo lo que somos capaces de producir a lo largo de cuatro años. Ver los residuos, sensibilizarnos y empezar a actuar de forma individual y como comunidad.

Que consigamos que proyectos como el de Antoine se viralicen nos ayudará a concienciar a la sociedad sobre lo que va a suceder si seguimos ignorando el problema de la acumulación de residuos.

Todas las imágenes son de: ©Antoine Repessé. Podéis seguir su historia en su web o en las redes sociales.

Fuente: muhimu

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *