¿LO DEJARÍAS TODO PARA IRTE A VIVIR AL BOSQUE JUNTO A TUS MEJORES AMIGOS? ELLOS LO HAN HECHO

Muchas personas sueñan con vivir en el medio rural desde un punto de vista idílico, es fundamental que seleccionemos el pueblo de forma realista en función de las expectativas personales y profesionales. En los últimos años ha crecido mucho el número de personas que vuelven a la vida rural. Esta nueva tendencia esta inspirada en la necesidad de volver a respirar aire puro y vivir en comunidad.

Su nombre más popular es ecohousing, es decir, compartir vivienda en la naturaleza pero con prácticas sostenibles y respetando el entorno.

Aunque puede parecer que este tipo de retiros aislados está enfocado a personas de edad avanzada que huyen del ruido y estrés de la ciudad, cada vez son más los jóvenes que huyen de las grandes ciudades para asentarse en zonas rurales. Además no lo sienten como una opción, sino como una nueva filosofía de vida. Volver a disfrutar de las cosas sencillas y huir del ritmo frenético de las ciudades.

Seguro que alguna vez os habéis imaginado viviendo en el campo, compartiendo el terreno junto con otros amigos o personas afines a vuestra forma de entender la vida. Esta idea puede parecer sólo una utópica pero ya es real y como nos descubre Alba de “Una vida simple” unos jóvenes de Nueva York lo han puesto en marcha, aunque de momento es de forma parcial (solo los fines de semana) están construyendo su propia comunidad en medio del bosque. La comunidad está ubicada en una reserva forestal del condado del condado de Sullivan en el estado de Nueva York.

Algunas de las imágenes que puedes ver en su web: http://beaverbrook.tumblr.com

Hay otras iniciativas similares en el estado de Nueva York, como es el caso de la ecoaldea de Ithaca. Un proyecto que nació en 2009, en el que coexiste una zona de cohousing —la más grande del mundo (160 adultos y 80 niños)—, el Centro para la Alimentación y la Agricultura Locales de Groundswell —donde aprenden las necesidades de los agricultores principiantes— homesteaders y activistas de justicia alimentaria.

¿Te atreverías a dar el paso?

Fuente: Muhimu

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *